Sobre la asociación Artiborain…. y Artosilla

A mediados de 1985 surgió la oportunidad que no dejaríamos escapar: desde la Administración se planteaba el regularizar la situación de un grupo de personas que llevaban viviendo en Aineto unos 5 años sin ninguna cobertura legal.

Aprovechando ésta voluntad de legalización, un grupo de personas que vivíamos en varios pueblos de la zona, junto con las que vivían en Aineto, nos planteamos la posibilidad de poner en marcha otros dos pueblos más: Ibort y Artosilla. Tras varios meses de conversaciones entre nosotros-as y con técnicos de la Administración, redactamos un proyecto de reconstrucción y repoblación de éstos tres pueblos del Gobierno de Aragón, que fue presentado en febrero de 1986. En él se solicitaba la cesión legal de éstos pueblos a la Asociación Artiborain y tras él, inicialmente, un grupo de mujeres y hombres, 20 adultos y 13 niños dispuestos a poner en marcha un proyecto que por un lado satisficiera personalmente sus deseos de instalación en un medio más natural y que a su vez se planteaba como un intento de repoblación rural en una zona especialmente castigada por la despoblación como era el valle de La Guarguera y el entorno de Sabiñánigo.

Desde el momento de su puesta en marcha el proyecto de Artiborain plantea una propuesta además de novedosa, ambiciosa. Se centra en los pueblos deshabitados propiedad de la Administración que «serán cedidos a la Asociación por iniciativa de ésta». No concreta el número de pueblos en donde va a desarrollar su objetivo de «reconstrucción, repoblación y revitalización» de éstos núcleos.

Afortunadamente, en éstos 28 años transcurridos, el proyecto de Artiborain se ha mantenido, he incluso ha ampliado su propuesta a otro núcleo más: Solanilla. Además el proyecto no se limita a la actuación en los pueblos cedidos, sino que se abre por un lado a «promover la mejora en cuanto a la calidad de vida y al bienestar social de las zonas más despobladas y deprimidas» y por otro a «apoyar y colaborar con los proyectos e iniciativas que sean afines con los criterios de la Asociación».

Así pues, es un proyecto integrado en el mundo rural, que actúa en pueblos deshabitados de zonas con poca población y con vocación de expandirse y crecer, «procurando una relación armoniosa con el entorno y la naturaleza». Además con el compromiso de «realizar en los pueblos una convivencia distinta basada en la no propiedad individual de los espacios y en el uso compartido y solidario de los distintos recursos».

Opta por recuperar y poner en valor un patrimonio que al ser de la Administración, es de todos, haciendo el mejor uso posible del mismo. Así, promueve la opción de usar responsablemente frente a la de comprar individual o incluso colectivamente.

Así pues el trabajar con la tierra practicando una agricultura biológica, reconstruir y construir con criterios de bioconstrucción y con materiales tradicionales y ecológicos, el gestionar colectivamente el buen uso de lo cedido y la incorporación acertada de nuevas personas a nuestros pueblos, la no propiedad o el realizar una convivencia «distinta» son las líneas de actuación que caracterizan el proyecto de Artiborain y que son vinculantes para todas las personas que deciden incorporarse y participar de dicho proyecto. Y en eso estamos las casi 150 personas que ahora vivimos en los pueblos de Aineto, Ibort, Solanilla y Artosilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s